Deutsch
English
Error: Embedded data could not be displayed.
Politica de Protección de datos  -  Uso de cookies  -  Contacto  - Empleo  - Aviso Legal
En el extremo sur de la isla de Gran Canaria se encuentra este espacio protegido por la Ley de Espacio Naturales de Canarias bajo la categoría de Reserva Natural Especial. Incluye la charca, el complejo de dunas y el Palmeral, con una superficie total de unas 404 hectáreas.




































La Charca es el hogar de muchos animales y plantas. Sin duda, la presencia de aves es uno de sus valores más preciados. Esta pequeña laguna salobre es utilizada como destino de invernada o descanso en las migraciones de casi 40 especies como los chorlitejos chico, grande y patinegro, el correlimos tridáctilo, el correlimos común, el andarríos chico, el zarapito trinador, la agachadiza común y la garza real. 23 Especies son nidificantes. Hay casi una treintena de aves acuáticas entre las que destacan chorlitejo chico y el patinegro, unas muy fáciles de ver son la gallineta común y la focha común. Además, podemos observar dos especies de ardeidas, garza real y garceta común.
En lo que a los reptiles se refiere en la Reserva Natural Especial de las Dunas de Maspalomas cabe destacar una única especie, el lagarto gigante de Gran Canaria, que también es un endemismo y el perenquén o salamanquesa.
Los peces juegan un papel muy importante en el ecosistema de la Charca como es el control de las poblaciones de insectos, las especies que viven aquí son muy comunes de las Islas Canarias.
El ecosistema de la Charca de Maspalomas mantiene un delicado equilibrio que evoluciona y se transforma a lo largo del año dependiendo y siendo determinantes para el mismo las condiciones climáticas. Existen numerosos ciclos vitales de especies que se interrelacionan y conviven al amparo de estas condiciones variables. Las poblaciones de peces, aves, insectos, plantas acuáticas, fitoplacton y zooplacton se autoregulan y modifican en función de muchos factores. Entre ellos, los factores físicoquímicos como la temperatura del agua, el régimen de vientos, el aporte de nutrientes como fósforo y nitrógeno, los intercambios litorales, los aportes de agua de lluvia o las avenidas del barranco modifican los ritmos de estos grupos biológicos marcando períodos de dominancia de unos sobre otros.
Asimismo, los ciclos vitales de muchos de ellos se interrelacionan y la abundancia de Ruppia marítima favorece la concentración de pollas de agua y de anátidas que se alimentan ávidamente de sus frutos y brotes.
La Charca de Maspalomas es un paraje natural, único, hermoso y que no deja indiferente a quien lo ve.
Back
Next
Español